Aunque no existen estrategias definitivas para evitar el Síndrome del Túnel Carpiano, puedes reducir la tensión en tus manos y muñecas siguiendo estos métodos:

Reduce la fuerza y relaja el agarre

Si tu trabajo implica el uso constante de una caja registradora o un teclado, procura presionar las teclas con suavidad. Para escribir a mano durante largos periodos, elige una pluma de mayor tamaño con un adaptador de agarre blando y tinta fluida.

Al mantener la muñeca en una posición más neutral, se reduce la tensión en los tendones y nervios, lo que puede ayudar a aliviar el dolor asociado con el Síndrome de Síndrome de Túnel Carpiano y la Tendinitis. La ergonomía del mouse vertical puede hacer que trabajar durante largos períodos sea más cómodo para personas con problemas de muñeca y brazo.

Reduce la fuerza y relaja el agarre
Toma descansos cortos y frecuentes:

Toma descansos cortos y frecuentes

Estira y flexiona suavemente tus manos y muñecas periódicamente. Siempre que sea posible, alterna entre diferentes tareas. Esto es especialmente importante si trabajas con equipos que vibran o requieren aplicar mucha fuerza. Incluso unos pocos minutos de pausa cada hora pueden marcar la diferencia.

Es importante que el teclado y el ratón estén colocados a una altura cómoda frente a ti. Asegúrate de mantener los antebrazos apoyados en la mesa en todo momento. Recuerda tomar un descanso breve de unos minutos al menos cada hora.

Olvídate de las compresas duras e incomodas que tienes que estar sosteniendo…

ACHS Salud: Aplicación Terapéutica de Frio y CalorPREGÚNTALE AL DOCTOR: ¿Cuándo aplicar frío o calor en una lesión?Cómo usar las terapias de frío y calor

Compresas para Terapias de Frío y Calor de 360º Therapy

Las Compresas de Gel Sólido de 360º Therapy son cómodas, livianas y ergonómicas

Presta atención a tu posición

Evita doblar excesivamente las muñecas hacia arriba o hacia abajo. Una posición intermedia y relajada es la más recomendable. Mantén el teclado a la altura del codo o ligeramente más bajo.

Realizar rutinas simples de ejercicio para las manos, como cerrarlas y luego estirar los dedos, se aconseja repetir unas diez veces, preferiblemente varias veces al día. Asimismo, se sugiere ejercitar la fuerza de agarre apretando algo blando, como un calcetín o una pelota, durante cinco segundos antes de soltarlo. Es importante utilizar con precaución herramientas a las que no se esté acostumbrado.

Presta atención a tu posición
Presta atención a tu posición

Mejora tu postura

Una postura incorrecta puede provocar que los hombros se adelanten, lo que tensa los músculos del cuello y los hombros, y comprime los nervios cervicales. Esto puede afectar a tus muñecas, dedos y manos, y provocar dolor de cuello.

En entornos de oficina, es habitual adoptar una postura inadecuada al sentarnos frente al ordenador, lo que puede ocasionar problemas de salud o molestias considerables. Es importante tener en cuenta que un empleado puede pasar entre ocho y nueve horas sentado, y si no lo hace con una postura adecuada, los efectos negativos en las articulaciones pueden agravarse significativamente.

Cambia el mouse de la computador

Asegúrate de que el mouse de tu computadora sea cómodo y no te fuerce la muñeca. También puedes optar por el uso de Mouse Vertical.

Los mouse verticales son diseñados ergonómicamente para reducir la tensión y la fatiga en la muñeca y el brazo durante largas sesiones de uso. Funcionan cambiando la posición de la mano de una postura horizontal a una vertical, lo que ayuda a mantener una alineación más natural de la muñeca y el antebrazo.

Cambia el ratón de la computador - Mouse Vertical
Compresa de Gel Sólido para Mano y Muñeca

Mantén tus manos calientes

Si trabajas en un lugar frío, es más probable que experimentes dolor y rigidez en las manos. Si no puedes controlar la temperatura en tu lugar de trabajo, usa guantes sin dedos para mantener calientes tus manos y muñecas.

Hay quien utiliza guantes sin dedos, pero si escribes mucho con el ordenador puede que te entorpezca en algunos movimientos o reduzca la velocidad de escritura.

Siguiendo estos consejos, puedes reducir el riesgo de desarrollar el Síndrome del Túnel Carpiano y mantener la salud de tus manos y muñecas.